El sábado 7 de octubre nos tocó hacer Bardo Científico en el día del Patrimonio. El Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE) nos invitó a participar con nuestro espectáculo “Feminencias: mujeres y ciencia”, como parte de un homenaje institucional a las investigadoras.

Nos precedieron 3 uruguayas vinculadas al IIBCE que contaron buena parte de sus vidas dedicadas a la ciencia. Luego Gonzalo, Andrés, Ana Inés y William compartieron con risas y emoción, la historia de 4 científicas increíbles. Son mujeres que enfrentaron la desigualdad de condiciones para seguir su vocación por el conocimiento.  

 

👇🏽¡Pueden ver las fotos de Bardo en el IIBCE por el día del patrimonio más abajo y también pueden comentar! 👇🏽

 

¿Cómo podemos saber si han cambiado las páginas de un libro sin siquiera conocer el idioma en que está escrito? Barbara McClintock fue capaz. Al principio nadie le creyó que existían los transposones, esos genes que cambian de sitio así sin más, modificando el “texto” del ADN.

Grace Murray quería ganar tiempo, algo que todos valoramos mucho. Entonces investigó en computación y logró crear nada menos que el primer compilador, un programa que permite traducir el lenguaje informático a un lenguaje diferente, que facilita y agiliza mucho la programación,  una secuencia de órdenes para realizar alguna acción.

Rita Levi tenía una duda que más que grande era grandiosa. Ella quería saber por qué algunos niños sufrían ciertos trastornos en el crecimiento. Desafió a sus padres, a la Universidad, a la sociedad de su época, y terminó investigando cerebros de pollo en su propia casa con tal de averiguarlo. Ganó un Nobel y abrió una caja de Pandora plena de moléculas vinculadas al desarrollo, cuando descubrió el Factor de Crecimiento Neural.

Por último le tocó a Esmeralda Mallada, una uruguaya que forma parte de nuestro “patrimonio científico estelar”. Varias décadas dedicadas a la investigación en Astronomía la llevaron al espacio: el asteroide 16.277 lleva su nombre y orbita la tierra con ojos de mujer.

Así que entre citas a Groucho Marx, historias de científicas patrimoniales y un baile de tango que siguió a nuestra presentación, brindamos una vez más por mucha más ciencia y mucho más Bardo Científico. 

¡Muchas gracias a los asistentes y a Federico Battistoni por invitarnos a participar de este evento!  

Ah, no se olviden: pueden jugarle al 16.277… pero eso sí, vamos a medias.

¿Querés compartir la nota?
5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *